viernes, noviembre 01, 2013

El fallo que cometen muchos nuevos escritores.

Antes de comenzar voy a dejar bien claro que tan solo se trata de una apreciación muy personal. Parece que cuando uno opina sobre determinadas formas de actuar debe de explicarse y, dado que no me gustan los enfrentamientos, seré el primero en hacerlo.

Esta entrada va dedicada a ciertas actuaciones por parte de nuevos escritores (tanto de libros, como autores de manga y otras artes que pueden englobarse en las editoriales) que deciden exponer su trabajo de un modo... poco paciente; por decirlo de un modo más o menos suave.

También decoraré el artículo (si se puede llamar así) con consejos que en su momento me hubieran venido muy bien cuando empecé. ¿Comenzamos?





Soy el primero que cuando escribe no puede esperar a acabar un proyecto para poder enseñárselo al mundo e incluso he cometido el gran error de mostrarlo antes de terminarlo; no porque alguien lo robe, sino porque las cosas dan mejor imagen cuando están finiquitadas y corregidas.

Si encima le unimos a la impaciencia la falta de experiencia y de miras podemos acabar haciendo verdaderas barbaridades que nos cierren muchas puertas. Incluso aunque parezca que no es para tanto.

¿Y por qué digo todo esto? Porque no dejo de ver en el Facebook (concretamente en estados) de editoriales toda clase de artistas que suben al mismo sus proyectos sin pedir permiso.

Pongámonos en situación e intentemos pensar fríamente: eres una persona que tiene ilusión por mostrar al mundo tu proyecto. Te lo has currado, has trabajado y estás deseando que la gente te diga lo bueno que eres (todos pensamos siempre eso). Vale, lo comprendo. ¿Pero porqué no cuidas tu imagen, tu nombre y tu trabajo preocupándote de mostrar profesionalidad?

Hay que entender que una editorial busca gente seria y responsable, no solo alguien dispuesto a vender su trabajo y dar el dos cientos por ciento. No sirve de nada que nuestra "obra" sea tan buena como Harry Potter o Canción de hielo y fuego si luego nosotros no somos capaces de seguir unas directrices sencillas. Las editoriales NO van a leer nuestro trabajo si les decimos que queremos presentárselo en medio de Facebook ante todo el mundo, lo que van a hacer es desecharnos. ¿Tan difícil resulta informarse de qué editoriales van a estar interesadas por nuestro trabajo y el método en el que podemos ponernos en contacto con ellas? ¿Acaso no somos conscientes que incluso los lectores que vayan al Facebook de esa editorial van a ver con malos ojos que un autor haga SPAM indiscriminado en la mismísima editorial? A mí, como lector y autor, me parece fatal; está claro. Es como si ver una obra ahí perdiera seriedad y calidad . Parece que nos está diciendo su autor, sin palabras, que es su última oportunidad, su intento desesperado de darse a conocer.

Yo os recomiendo que jamás hagáis eso. Tenéis otras opciones validas y menos agresivas que agradecerá todo el mundo y que dejará intacto vuestro nombre; lo tengáis o no.

Bajo mi poca experiencia en este mundillo, apenas un año, os voy a dejar algunos consejos que a mí me han sido de gran utilidad. No quiere decir que sean buenos o malos, solo que a mí me vinieron bien y que en su momento agradecí. Coged lo que queráis y dejad lo que no, pero tenedlos en cuenta y no os cerréis nunca.

-Informaros de editoriales que vendan lo que vosotros queréis venderles a ellos.

-Poneros en contacto por correo, o el método que ellos exijan en su web, siguiendo todas sus directrices para demostrar que estáis realmente interesados y que no es un correo más escrito con prisas y al "tun tun".

-Aseguraros, en caso de que sea un correo, de no enviar ese email a modo de mensaje predefinido ni con la opción de enviar acompañada por otras direcciones de editoriales distintas. Da sensación de que ni te molestaste en descubrir a quién le estás ofreciendo tu trabajo. Tú quieres profesionalidad por su parte, ellos también por la tuya.

-Si nadie te quiere en su editorial no te agobies, a veces no es el momento. Aprovecha para mejorar o empezar otro proyecto; y si no le ves salida real a tu trabajo autopublicalo. Hoy en día es fácil y una opción factible. No tiene nada de malo. Conozco autores que lo hacen habitualmente y que tienen un montón de seguidores (y te aseguro que jamás se liaron a acosar a las editoriales en Facebook)

-Revisa tus mensajes antes de enviarlos. Es fácil no darse cuenta y encontrar faltas, ausencia de tildes, etc... Yo el primero. Una cosa es que se te escape alguno por ahí y otra que tu mensaje parezca un SMS.

-Preséntate a concursos. Yo tuve la suerte de publicar mi primer trabajo en una editorial pero siempre me han aconsejado los certámenes. No es cuestión de ganar, sino de moverse y ver como te va.

-Acaba lo que empiezas.

-Repito. Deja los muros de Facebook de las editoriales tranquilos. Aunque no lo creas, NADIE quiere ver tu trabajo molestando ahí. Crea un grupo, una fanpage, una web... Un lugar donde hablar de la novela y distribuye la dirección sin causar molestias. La gente al ver un mensaje sin ganas y a lo fácil lo que hace es borrarlo. Te prestará 2 segundos. Lo que tú quieres son TODOS los segundos, demuestra que te importan tratándolos con educación y respeto.

-No te creas el mejor, no lo eres. Nadie lo es y el que se lo cree suele acabar encontrándose con una desagradable sorpresa.

-Acepta cualquier critica constructiva, mejora con ellas y aprende también a obviar las destructivas (las que son evidentemente destructivas, no quieras meter un consejo real allí). Cuanto más te critiquen, mejor serás luego y eso hay que valorarlo. Es fácil decirte "Eres genial, me encanta". Quienes te intentan ayudar y buscan peros son los que realmente te están ayudando a mejorar y a crecer; hay que agradecerlo y no excusarse.

-Si no sabes la estructura con la que hay que escribir busca información, mira un libro. Presentar tu trabajo con "-" a modo de raya de dialogo, sin justificar, sin párrafos separados y demás dará mala imagen de ti aunque la narración sea sublime y la historia magnifica. Hay que cuidar todo en la medida de lo posible.

-Aprende a releer cientos de veces. Busca tu momento y tu método, pero jamás creas que algo está bien por haberlo leído cuatro veces. Al mes siguiente descubrirás que hay algo que se te escapó. Seguramente en este mismo texto haya errores, imagínate una novela de más de 200 páginas. ¿Acaso piensa que los correctores están porque sí? Pues imagínate cuando una editorial lee tu manuscrito y tiene que decidir si aceptarlo sin que haya pasado por un corrector antes. Más te vale corregirlo bien. ¿No?

-Aprende a borrar escenas innecesarias y a que a veces al escribir has perdido el tiempo. No siempre se hace todo a la primera, de hecho rara vez es así. Lo más probable es que te pases días o semanas intentando atravesar el bache. Que te ocurra no te hace mal escritor, te hace humano. El hecho de darte cuenta y querer hacerlo mejor quiere decir que puedes mejorar, aprovéchalo. Y si no te ves capaz, cambia la escena a algo con lo que te sientas más cómodo o déjala para después; yo suelo optar por lo primero, manía personal.

-En la medida de lo posible no hagas sagas siendo novel. Ya cuesta que una editorial apueste por un novel como para que lo haga en una saga. Crea una historia cerrada y deja algún fleco si lo ves necesario para poder hacer una segunda en caso de que tengas la oportunidad. Pero los lectores agradecerán libros únicos. Ya tendrás tiempo de crear tu gran historia.

-A menudo empezamos en el mundillo porque queremos escribir una historia inmensa e increíble... pero no tenemos la experiencia adecuada para hacerlo. A mí me ha pasado y he conseguido aceptar que hay mucho que aprender antes de embarcarse en un proyecto titanico, nadie es un genio desde el primer día. ¿Lo mejor? Practicar con historias más sencillas y que puedas controlar. ¿De qué te sirve crear un guión brutal si no eres capaz de plasmarlo como se merece en el papel? Date tiempo, date experiencia, date madurez antes de hacerlo. A no ser que te mueras siempre podrás escribirla. Y así tendrás tiempo de repensar tus ideas y perfilarlas hasta el milímetro. Eso hago yo XD

-Los puntos suspensivos son TRES.

-¿Has encontrado algún fallo en esta entrada? Felicidades, busca con ese ahínco en tu texto y tendrás la mitad del trabajo hecho.

-Nunca te infravalores. Un escritor no tiene por qué ser universitario ni hablar de manera extremadamente compleja. Ante todo eres alguien que va a contar una historia, céntrate en eso y hazlo lo mejor que puedas.

Y podría seguir, aunque no acabaríamos nunca.

¡Ojala os haya gustado la entrada!

1 comentarios:

Buffy dijo...

Muy interesante tu apunte. He leído tu novela y has comentado sobre ello en mi blog. Muchas gracias por la visita y el comentario.
¡Sigue así y enhorabuena! ¡Un saludo!

Publicar un comentario

 
;